Martes, 22 de marzo de 2005
Estructura del Universo y origen de algunos elementos celestes

En este sistema de creencias, donde la Tierra y la Naturaleza ocupaban un lugar privilegiado, el firmamento era poco atendido de manera que la mayor parte de su cosmolog?a estaba basada en la mitolog?a y en observaciones astron?micas muy generales.

La estructura del Universo var?a poco de un pueblo aborigen a otro. En general para estos nativos, en el Universo hab?a tres planos: la Tierra, el cielo y el subsuelo. La Tierra, cuya forma es circular, est? cubierta por el cielo que se estrecha en el horizonte. El cielo es el hogar de los h?roes ancestrales y de los seres sobrenaturales. Adem?s, el cielo era descrito como el lugar donde iba el alma de una persona cuando esta mor?a, curiosamente como explica el Cristianismo, salvando las muchas diferencias, claro est?. Como su Tierra (Australia) era un espacio bastante seco, donde el agua no era muy abundante, a los ojos del aborigen australiano, el cielo se imagin? como un espacio verde, donde el suministro de agua era mayor que en la tierra, resultando una morada digna de los dioses y de esas almas que abandonaban el cuerpo al morir. La luz, el brillo de las estrellas era visto como las hogueras de los seres que resid?an en el cielo. Algunos mitos explican que el cielo era sostenido por unos apoyos gigantescos situados en los extremos de la Tierra sujeto. Esta idea de grandes pilares o apoyos que sujetan el cielo, tambi?n es recogida por otras mitolog?as, por ejemplo, la china. Los abor?genes australianos sent?an un gran respeto por la figura del cham?n, de quien se dec?a era capaz de viajar del plano terrestre al plano celeste, mediante una serie de rituales y utilizando ciertas semillas de ?rboles que se hallaban entre el cielo y la tierra.

El plano subterr?neo, era un plano inferior a la Tierra con la cual ten?a un mayor parecido que el cielo. En este plano, situado por debajo del terrestre, estaba ocupado por gente que se parec?a bastante a la que ocupaba la Tierra. Otros relatos sosten?an que el subsuelo es un plano m?s oscuro y que est? vac?o, deshabitado. Una leyenda aborigen cuanta que el hombre luna y la mujer sol, atravesaban cada d?a este plano subterr?neo para volver al horizonte este, desde el oeste. De este modo, explicaban la desaparici?n tanto del sol como de la luna en el horizonte oeste, y su aparici?n en el este cada d?a.

Como ya hemos apuntado en el p?rrafo anterior, para los abor?genes australianos, la luna era identificado con una figura masculina, mientras que el sol era considerado una figura femenina, justa al rev?s que en muchas otras culturas, como puede ser la cl?sica. Esto puede deberse a la importancia que los nativos australianos otorgaban a la figura femenina, sin la cual no era posible la vida. Del mismo modo, la vida en la Tierra no es posible sin el sol, con lo cual pudo establecerse una relaci?n entre la feminidad y el astro rey. El mito que nos narra el origen del sol, nos cuenta que ?ste surgi? de la propia Tierra en un lugar concreto, se?alado por una gran roca; cada d?a el sol se alza en el cielo y vuelve a la Tierra cada noche, justo al mismo lugar del que surgi? por vez primera. Existe otra narraci?n, completamente distinta, que tambi?n explica la aparici?n del sol en el cielo cada d?a. Seg?n esta leyenda, una mujer dej? a su hijo en el interior de una cueva mientras buscaba comida; cuando anocheci?, la mujer se perdi? y entr? en la regi?n celeste, que comenz? a recorrer con una antorcha; la mujer a?n sigue perdida y cada d?a cruza el cielo con su antorcha, ilumin?ndolo mientras busca a su hijo perdido.

Tambi?n es curioso el relato mitol?gico que explica el origen de la luna, que como ya hemos indicado era una entidad masculina. Seg?n este mito, un miembro del t?tem de la zarig?eya ten?a un fabuloso cuchillo con la luna dentro, de modo que pod?a cazar por la noche con la luz que proyectaba. En cierta ocasi?n, un miembro de otro t?tem se lo arrebat? y huy?. El due?o del cuchillo, corri? tras ?l, sin ?xito. Como no pudo alcanzarlo, se dirigi? a ?l vociferando y propuso al ladr?n que dejase la luna en el cielo para que todos pudiesen sacar provecho de su luz y pudieran cazar de noche. Existe otro mito distinto, pero igual de interesante, que explica las fases de la luna. El relato cuenta c?mo un miembro del t?tem de la zarig?eya muri? y poco despu?s se alz? de su tumba, volviendo a ser un hombre; nuevamente envejeci? y muri? otra vez; en determinados puntos, se vuelve a levantar como un hombre joven, para ir envejeciendo y volver a morir.

Pero en la mitolog?a de los abor?genes australianos, no solamente se recogen mitos sobre el sol y la luna, sino que otros cuerpos celestes tambi?n merecieron su atenci?n. Entre ellos destaca el mito de las Pl?yades y de Ori?n, que fueron importantes grupos de estrellas para los nativos de Australia. Las Pl?yades eran siete hermanas que iban siempre juntas a cualquier sitio y un d?a aterrizaron todas en su lugar favorito, donde encontraron a un grupo de hombres llamados Yayarr. Estos hombres acompa?aron y ayudaron a las hermanas, hasta que se cansaron. Solamente uno se qued? con ellas. Cuando las estrellas se fueron al cielo, el hombre las sigui? tambi?n hasta el firmamento y se convirti? en Ori?n.

Las estrellas de Escorpio tambi?n tienen su propio mito, seg?n el cual un reci?n iniciado fue seducido por una mujer y mantuvo relaciones sexuales antes de haber sido purificado. Los maestros del joven quer?an castigarle por haber roto las normas, pero la pareja huy? al cielo. Los maestros les persiguieron arroj?ndoles bumeranes, pero fallaron. Entonces todos se transformaron en estrellas para mostrara que el iniciado jam?s podr?a finalizar su formaci?n.

Otros fen?menos celestes tambi?n fueron explicados mediante mitos que ayudaban a comprender hechos, que, de otra forma, eran inexplicables. As? suced?a con los eclipses de sol; para los nativos australianos los eclipses de sol, eran debidos a la intromisi?n de un demonio, Arungquilta, que quer?a introducirse en el sol para vivir en ?l. Cada vez que ten?a lugar un eclipse, el cham?n deb?a de realizar un ritual, para expulsar al demonio Arungquilta y expulsarle lejos del sol.
Publicado por .AuStRaLiA. @ 14:47  | Mitolog?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios