Domingo, 03 de abril de 2005
Yhi, la diosa creadora de los karraur

En la mitolog?a de los karraur, Yhi es una divinidad de primer orden, ya que es la diosa creadora. Seg?n cuenta una leyenda de estos abor?genes australianos, la diosa permanec?a dormida en el ?Tiempo del Sue?o? antes de la creaci?n de nuestro mundo, en un lugar pac?fico y de monta?as tranquilas. Un susurro repentino, desvel? a la diosa que di? un gran bostezo y abri? sus ojos, inundando al mundo con nueva luz. Yhi descendi? a esta nueva Tierra iluminada por su luz, recorri?ndola de este a oeste y de norte a sur. A medida que la diosa caminaba, las plantas brotaban bajo sus pies y no descans? hasta que hubo recorrido cada cent?metro de tierra y todo qued? cubierto por un manto verde. Cuando termin?, la diosa fue a descansar y mientras contemplaba su reciente creaci?n, se percat? de que las plantas no pod?an moverse y en aquel momento le apeteci? ver algo que pudiese agitarse graciosamente.

Con la idea de crear estas nuevas criaturas, la diosa descendi? a la Tierra y tuvo que enfrentarse a unos esp?ritus malignos que intentaron acabar con su vida. La diosa, m?s poderosa y fuerte, derrot? a estos esp?ritus y la calidez de la diosa se mezcl? con la oscuridad, surgiendo unas diminutas formas de vida que empezaron a moverse por all?. Esas formas de vida se transformaron en danzarinas mariposas, juguetonas abejas y otros insectos que comenzaron a revolotear en torno a la diosa. Pero en este mundo luminoso y vivo, a?n hab?a cuevas oscuras y heladas; sobre ellas la diosa esparci? tambi?n su m?gica luz y en el interior de las cuevas form? agua. Pronto vi? como aparec?an nuevas criaturas: peces y lagartos que se deslizaban por el agua. La diosa hab?a derrotado definitivamente a la oscuridad y el nuevo mundo se llen? de p?jaros y animales que poblaron la Tierra, llen?ndola de vida.

Por otro lado, el mito de los karraur sirve para explicar la salida y la puesta del sol. Cuando el mundo estuvo lleno de luz y de vida, Yhi dijo a las criaturas que ella se marchaba, bendici?ndoles con el cambio de las estaciones, y prometi?ndoles que cuando muriesen se encontrar?an con ella. Entonces, la diosa se transform? en una potente bola de luz y se alz? en el cielo, para desaparecer despu?s en el horizonte. Todas las criaturas de la Tierra se asustaron porque a medida que Yhi desaparec?a, la oscuridad llenaba la Tierra. Poco a poco, las criaturas fueron qued?ndose dormidas en la nueva oscuridad de la noche, para ir despertando lentamente ante la luz de un nuevo amanecer. Lo que pronto supieron las criaturas, es que Yhi nunca iba a abandonar totalmente su creaci?n y que tras anochecer, volver?a a aparecer por el este, d?a tras d?a.

Sin embargo, la diosa tuvo que regresar una vez m?s a la Tierra, ya que los animales empezaron a estar descontentos con sus formas, a ser infelices y a pedir a la diosa que satisficiese sus deseos. As?, seg?n cuenta la leyenda, Yhi descendi? sobre la superficie terrestre y pregunt? a las criaturas qu? necesitaban: el murci?lago quer?a alas, la foca quer?a nadar... Yhi les dijo que cumplir?a sus deseos, s?lo por esta vez y a cada uno le concedi? lo que deseaba. As? es como, de los seres ancestrales con formas bellas de la anterior creaci?n, surgieron las extra?as criaturas de nuestra Tierra.

A esta diosa tambi?n le atribuyen los karraur la creaci?n del hombre y de la mujer. Yhi hab?a creado primero al hombre, que rodeado de plantas y animales, vagaba por la Tierra y se sent?a s?lo ya que ni bestias ni vegetales se parec?an a ?l. Una ma?ana la diosa se acerc? a ?l, mientras descansaba ceca de un ?rbol y ten?a ins?litos sue?os. A medida que se despertaba de su profundo sue?o, vi? la flor del ?rbol brillando a la luz del sol. At?nito el hombre pudo contemplar el aut?ntico poder de Yhi actuando sobre el tallo de la resplandeciente flor. Repentinamente el tallo empez? a moverse y tom? aliento. De improviso, la flor mud? de forma y se convirti? en una mujer, que emergi? pausadamente desde la luz. As? apareci? la primera mujer de la creaci?n.

Despu?s de aproximarnos a este conjunto de relatos legendarios ligados a la creaci?n y ordenaci?n del Mundo, seg?n la mitolog?a aborigen australiana, podemos apuntar una serie de rasgos comunes entre tanta diversidad. En primer lugar, en la mayor?a de dichos relatos, la creaci?n tiene lugar en un per?odo m?tico, llamado ?Dreamtime? (?Tiempo del Sue?o?), en el cual habitan los esp?ritus ancestrales encargados de la creaci?n. En segundo lugar, en estos mitos, ya sea el de Baiame o el de Yhi, el dios protagonista es el autor de toda la creaci?n: Tierra, animales y ser humano; es decir: da forma a la Tierra, la llena de vida vegetal y animal, y crea al ser humano. Por otro lado, puede desprenderse otro rasgo com?n a muchos de estos mitos, que es el desarrollo de la creaci?n y ordenaci?n del Mundo en distintas fases, m?s o menos marcadas seg?n el relato. As?, en un primer momento la divinidad creadora, da forma a la Tierra, levantando monta?as, creando la lluvia y disponiendo lagos y r?os. Despu?s da vida a los seres que pueblan la Tierra, tambi?n siguiendo un orden evidente: primero crea el manto vegetal de la Tierra, surgiendo espacios verdes con frondosos ?rboles, seguidamente crea a los animales, despu?s a los p?jaros y finalmente a los peces. Por ?ltimo, crea al ser humano, primero al hombre y despu?s a la mujer.

Para finalizar se?alamos otro aspecto com?n en todos los relatos mitol?gicos, fundamental para comprender el modo de vida tradicional de los abor?genes australianos. En la mayor?a de estos mitos se aprecia un contenido moral de vital importancia: el respeto y la vinculaci?n con la Naturaleza, de la que todos forman parte. Al final de cada relato podemos apreciar que la divinidad creadora, transmite al hombre una serie de conocimientos: el fuego, el uso de algunas herramientas (cuchillo o boomerang), normas de convivencia (matrimonio, modo de vida tribal...). Entre el conjunto de conocimientos, se halla esa admiraci?n por la naturaleza y la idea de que todos los seres son de igual importancia para el equilibrio natural y todos forman parte de una entidad mayor, la Naturaleza. De estas ense?anzas se extrae el papel que debe cumplir el ser humano, honrar a la Naturaleza y mantener su equilibrio, mediante la pr?ctica de rituales y transmisi?n de esos conocimientos. Estos mitos y ritos garantizan el mantenimiento del orden establecido y permiten al aborigen australiano descubrir su lugar en el Mundo.
Publicado por .AuStRaLiA. @ 12:03  | Mitolog?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios