Martes, 21 de junio de 2005
Pueden desembocar en ictus y cegueras, pero las migra?as siguen sin tratarse de forma adecuada. Y los pacientes contin?an siendo incomprendidos. Tachados de neur?ticos y asociales, sufren crisis que los incapacitan durante d?as. Los m?dicos aseguran que el 85 por ciento de los casos puede controlarse. La clave: no resignarse al dolor.

?El d?a que cumpl? diez a?os ?cuenta Jes?s Robles, economista, 41 a?os, casado y con un hijo? sufr? mi primer ataque. Las crisis han seguido hasta hoy, las sufro hasta dos veces al mes. Cada ataque dura dos horas; es un dolor machacante en un lado de la cabeza ?que luego se extiende al otro? acompa?ado de n?useas y v?mitos, intolerancia a la luz y los sonidos, incluso ansiedad y depresi?n. A menudo, mi estado es tan deplorable que tengo que tumbarme a oscuras y esperar a que pase.?

Y es que la migra?a no es un dolor de cabeza m?s intenso de lo normal ni un problema psicosom?tico, como algunos creen. Es un trastorno fisiol?gico incapacitante que involucra al cerebro entero y que afecta al 12 por ciento de la poblaci?n. La buena noticia es que, incluso en los casos m?s severos, un tratamiento preventivo puede reducir las crisis. ?Difundir ese mensaje podr?a ahorrar sufrimiento y dinero al Estado y a las empresas?, se?ala el doctor Feliu Titus, jefe del Servicio de Neurolog?a del Instituto Dexeus de Barcelona, director de la Unidad de Cefalea del hospital Vall d?Hebr?n y autor de Vencer la migra?a. ?De hecho ?a?ade? esta enfermedad hace perder 13 millones de jornadas laborales al a?o en Espa?a.?

Un mal muy desconocido

Todos los expertos est?n de acuerdo en una cosa: la migra?a sigue siendo considerada una dolencia menor, aunque hoy se sabe que puede estar detr?s de casos de ictus y aneurismas y producir p?rdida de visi?n y hasta coma. Por esas falsas creencias, y a pesar de que repercute en la calidad de vida de los afectados, tanto en el plano emocional como en el social y el laboral (a menudo son tratados de neur?ticos, raros, absentistas laborales, asociales?) sigue siendo una patolog?a infradiagnosticada. ?Existe un oscurantismo que pone trabas al abordaje del problema ?se?ala Titus?. Si la gente aprende a reconocer los s?ntomas y sabe que hay un tratamiento espec?fico, exigir? un enfoque m?s realista.?
Denominada ?enfermedad de poetas y fil?sofos?, la migra?a ha estado siempre envuelta en un halo de misterio.

De hecho, los neur?logos supieron hace poco qu? pasa realmente en el cerebro de un migra?oso. ?Hoy sabemos que la crisis de migra?a es una alteraci?n biol?gica transitoria que se da en individuos con un menor umbral de respuesta del sistema nervioso a ciertos est?mulos o factores desencadenantes ?dice Titus?. La crisis aparece cuando, por dichos est?mulos (alimentos, estr?s, sue?o, cambios de tiempo, esfuerzo f?sico... ), el cerebro env?a se?ales a receptores cerebrales que controlan los vasos sangu?neos que rodean el cerebro. Como respuesta, los vasos se contraen, luego se dilatan y terminan inflamando los tejidos circundantes. Esa inflamaci?n irrita el nervio trig?mino? y ya tenemos una crisis.?

El aura precede al ataque

Otro factor ?enigm?tico? es el aura, serie de alteraciones neurol?gicas transitorias que preceden al ataque. Pueden ser visuales (destellos, visi?n doble, en blanco y negro, p?rdida transitoria de visi?n...); sensoriales (hormigueo, p?rdida del tacto); motoras (menos fuerza en un lado del cuerpo); del habla (dificultad para hablar...), y tambi?n confusi?n, v?rtigo o lapsus de memoria. Aunque s?lo el 30 por ciento de los migra?osos tiene aura, hay un peque?o grupo que la sufre sin migra?a. El diagn?stico supone un alivio, ya que estos s?ntomas suelen achacarse a problemas graves.

A su vez, la migra?a afecta m?s a mujeres en edad f?rtil, lo que revela que las hormonas reproductoras femeninas generan cambios fisiol?gicos que predisponen al problema. De hecho, a partir de la menopausia las diferencias de sexo se igualan, debido a que esta patolog?a es un problema de gente joven; la edad media de inicio de las crisis son los 17 a?os y se da raramente en mayores de 50. ?La raz?n? La migra?a requiere arterias j?venes y flexibles, capaces de contraerse y dilatarse con facilidad.

?La mejor terapia es evitar que se produzcan las crisis, aprendiendo a identificar los factores desencadenantes (el 70 por ciento de los pacientes los reconocen) y eludi?ndolos?, se?alan los expertos. Aunque algunos de esos factores pueden escapar al control del paciente (como los cambios de tiempo), otros son evitables (comer alimentos ricos en tirosina, como el chocolate). Llevar un diario que ayude a relacionar los ataques con sus factores desencadenantes, tener pautas de sue?o y alimentaci?n regulares, no fumar, aprender a controlar el estr?s... puede ayudar a esquivarlas.


No alimentar al dolor

?Y qu? hacer si sospechas que tus dolores son en realidad ataques de migra?a? ?Ante todo, confirmar con el m?dico que se trata realmente de eso y no de otro tipo de cefalea primaria (por ejemplo, relacionada con el estr?s) o secundaria (consecuencia de otra patolog?a)?, insiste Titus. ?Despu?s, hay que decir a los migra?osos que no deben resignarse al dolor, porque ?ste se alimenta de s? mismo y es m?s dif?cil controlarlo si no se act?a en sus primeras fases. ?C?mo? Nunca hay que tomar nada antes de que se den los s?ntomas, para evitar que se produzcan. Esa actitud conduce al abuso de analg?sicos, que acaba llevando a cefaleas cr?nicas. Si un paciente est? enganchado a los analg?sicos, debe hablar con su m?dico; existen m?todos sencillos y eficaces para romper ese c?rculo vicioso de dolor-pastillas-dolor.?

Varios estudios han comprobado que, cuando se act?a adecuadamente, se logra el control de las crisis en el 85 por ciento de los casos. La medicina tiene puesto el cerco a la migra?a. Es hora de decir adi?s al sufrimiento.

-Marisol Guisasola-

Cinco falsas creencias

1. La migra?a es un dolor de cabeza especialmente intenso. No. Es una enfermedad de la que el dolor de cabeza es s?lo uno de sus s?ntomas. De hecho, existen migra?as sin dolor de cabeza.

2. Es consecuencia de una depresi?n. No. Es una enfermedad neurol?gica que se produce por alteraciones biol?gicas y fisiol?gicas, no un trastorno psicol?gico.

3. No entra?a riesgos para la vida; s?lo produce dolor y s?ntomas desagradables. La migra?a puede inducir ataques cerebrales, aneurismas, p?rdida permanente de visi?n y hasta coma y muerte. Un estudio de la Cl?nica Mayo (EE.UU.) se?ala que los migra?osos tienen m?s del doble de riesgo de ictus que los que no padecen esta patolog?a. El riesgo se multiplica por ocho en migra?osas que toman la p?ldora anticonceptiva.

4. Cualquier m?dico la diagnostica f?cilmente. Es una enfermedad infradiagnosticada y una de las peor comprendidas. La prueba: el 70 por ciento de los migra?osos no ha sido jam?s diagnosticado ni tratado.

5. Hay dos tipos de cefaleas: las migra?as y las dem?s. Se han establecido 150 tipos. Las m?s comunes: las de tensi?n (por contracciones musculares); las migra?as; las mixtas (combinaci?n de migra?as y cefaleas de tensi?n); las cefaleas en racimo (se dan a diario durante semanas o meses y son las m?s dolorosas); las hormonales (asociadas a la menstruaci?n) y las cefaleas por sinusitis.

El recorrido del dolor

As? ocurre:

Se enciende la alarma

Est?mulos internos (variaciones hormonales, estr?s, falta de sue?o) y externos (cambios meteorol?gicos, alimenticios, alergenos?) interfieren en el individuo y se convierten en una bomba de relojer?a.

Directos al hipot?lamo

Estos desencadenantes act?an en el hipot?lamo, que controla la regulaci?n hormonal, el sue?o y el hambre. Los s?ntomas (n?useas o v?mitos) se inician por se?ales enviadas del hipot?lamo al generador de migra?as.

Colapso en el nervio trig?mino

Las se?ales llegan al nervio trig?mino, red de fibras nerviosas cuyas terminaciones cubren el cerebro como un casco. La activaci?n de ese nervio inicia la migra?a.

Dolor en ?latidos?

El dolor puls?til se debe a la dilataci?n de los vasos del cerebro. Una vez activados, los nervios liberan compuestos que estimulan el dolor, los vasos se dilatan m?s y se inflaman.

Aura: s?ntoma n?mero uno

Diversas se?ales visuales y sensoriales generan actividad el?ctrica que recorre el cerebro como una ola. ?sta interfiere las se?ales del nervio ?ptico y el paciente ve destellos antes del ataque.

Los famosos enfermos

M?nica Seles: ?Nadie que no padezca estas crisis puede saber lo terribles que son?

LOS COMIENZOS: Vencedora de nueve Grand Slams y 53 singles, su victoria m?s dulce ha sido la de ganar la batalla a la migra?a. ?Mi primera crisis fue con 15 a?os ?cuenta hoy, a los 31?. Pero no fue hasta 1996 cuando me dijeron qu? ten?a. Aquel a?o tuve que suspender dos partidos. Soy t?mida ?como muchos migra?osos? y no expliqu? las razones a nadie.?

AS? LO SUFRO: ?Nadie que no padezca migra?as puede saber lo terribles que son,? dice Seles, que ha sido imagen de unos laboratorios en su campa?a contra dicha enfermedad. ?Cuando ve?a que comenzaba un ataque, ten?a que encerrarme en un cuarto oscuro, en silencio, porque los ruidos me afectaban terriblemente. Lo peor es que los s?ntomas pod?an presentarse en medio de un torneo.?

CONVIVIR CON ELLO: ?El tratamiento (un f?rmaco de la familia de los triptanes) me ha salvado. Quiero decir a quienes noten s?ntomas que vayan al m?dico. La ayuda existe y permite llevar una vida normal.?


Ian Thorpe: ?Las migra?as son tan insufribles que, a veces, me han hospitalizado?

LOS COMIENZOS: Once veces campe?n del mundo, tres medallas de oro y dos de plata en los Juegos Ol?mpicos de Sidney, y dos oros, una plata y un bronce en los de Atenas, Thorpe no lo ha tenido tan f?cil como algunos creen. Desde los ocho a?os entrena 20 horas a la semana y desde entonces padece migra?as (y una alergia al cloro que combat?a de ni?o nadando con la cabeza fuera del agua y que luego super?).

AS? LO SUFRO: ?En ocasiones, las migra?as eran tan insufribles que me ten?an que hospitalizar.? Thorpe recuerda dos crisis migra?osas memorables; la que sufri? durante los Juegos Ol?mpicos de 2000 y la que tuvo durante los Campeonatos de Distancia Corta de Hong Kong. En ambas consigui? vencer el dolor y bati? r?cords mundiales.

CONVIVIR CON ELLO: Ahora que un tratamiento espec?fico ha espaciado y aliviado los ataques, afirma sufrir menos migra?as y m?s suaves. ?Lograr? a?n mejores resultados en las Olimpiadas de 2008?

A mis enfermos migra?osos favoritos contento
Publicado por .AuStRaLiA. @ 15:55  | Otros
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios