Jueves, 20 de abril de 2006
Hoy me apetece, porque si contar mi historia de amor con Tolkien en particular y la literatura fant?stica en general. Para mi leer siempre ha sido algo especial, un momento ?ntimo, casi una religi?n, un amor secreto y a veces prohibido. Cuando era peque?a y me cabreaba (con el car?cter que ten?a y tengo era bastante amenudo) me iba a leer a la habitaci?n los libros de Disney, una colecci?n que tengo en casa desde que tengo recuerdo y a los que aprecio por encima de cualquier otros. Despu?s fui creciendo y le?a todo lo que pillaba.

Imagen


Con estos antecedentes cuando ten?a 12 a?os lleg? hasta mi un libro al que debo mucho "La historia interminable" de Michael Ende, me lo despach? en un fin de semana de principios de primavera, soleado y caluroso cuando todos mis amigos estaban en el patio del colegio jugando. Yo, por una vez, prefer? quedarme en casa a leer aquel mundo m?gico, sin fronteras. Me dur? dos d?as. Me gust? tanto que despu?s de ese cayeron Momo y los cuentos de Ende.

Ah? me aficion? a la literatura fant?stica "Luces del Norte" y "La princesa y los trasgos" son otros de los t?tulos que recuerdo con cari?o, pero no tanto como "La historia interminable" nunca pens? que hubiera otra cosa que pudiera superarlo.

Y ah? estaba yo con mis 18 a?os y medio esperando a que estrenaran "La Comunidad del Anillo". Sab?a que estaban rodando una pel?cula sobre "El Se?or de los Anillos" y quer?a verla. Fui con mis t?os a la vez que padrinos, mi primo y mi hermana. Me qued? petrificada en la butaca ante el despliegue visual del pr?logo y ante la melancol?a todav?a oculta del relato. Nunca me imagin? que aquel 25 de diciembre de 2001 cambiar?a mi vida para siempre.

No exagero, me la cambi?. Ten?a en casa "El Hobbit" que hab?a comprado mi madre un a?o o dos antes, lo cog? y acab? con el en dos o tres d?as. Despu?s, ped? al C?rculo de Lectores una edici?n de lujo en un tomo que hab?an editado de El Se?or de los Anillos con motivo de las pel?culas. Encuadernaci?n perfecta, dise?o de tapas precioso, mapas y toda la pesca.

Eran finales de primavera, junio y por lo tanto ex?menes. Me lo le? en una semana. A pesar del volumen lo devoraba en casa, ne el autob?s, cuando esperaba a que me vinieran a buscar... en cualquier momento. Descubr? otro mundo, tan profundo, tan lleno de magia y a la vez tan aut?ntico que sent? que nunca m?s podr?a volver a mi vida. Deseaba entrar en la Tierra Media y quedarme all? a vivir para siempre. No quer?a terminar el libro, en una semana se acab?. Ese final rebosa melancol?a, vida, alegr?a y tristeza. Es tan extra?o que te deja flotando durante varios d?as en una niebla de la que no sabes si vas a ser capaz de salir.

Comenc? a leer el Silmarillion y confieso que la primera vez no me enter? de nada. Tuve que releerlo despu?s de haber le?do otras dos veces El Se?or de los Anillos y otra vez El Hobbit. Devor? todo lo que hab?a en la red, las parodias, los comentarios, los e-books sobre este fen?meno, los foros, los reportajes, las entrevistas, me convert? m?s o menos en una experta y rele? el Silmarillion. Lo entend? perfectamente y comprend? que ya era una tolkiendili y que lo ser?a toda mi vida, que leer?a El Hobbit a mis hijos.

Tolkien me ense?o a amar la literatura fant?stica m?s de lo que ya lo hac?a. Me ense?o amistad, valor, compa?erismo, perd?n... valores que nunca mueren y que por eso, la obra del profesor tampoco. Desde aquel junio repito el ritual por esas fechas de releer El Se?or de los Anillos para no olvidar todo lo que me ense??.

Dedico este texto a aquellos que se sientan un poco gondorianos, elfos, enanos...
Comentarios