Mi?rcoles, 31 de mayo de 2006
El espect?culo se repite cada a?o, pero ?ste la sequ?a lo ha hecho m?s sanguinario. Los grandes cocodrilos devoran decenas de ??es, cebras y ant?lopes en su migraci?n de Kenia a Tanzania. Nada pueden hacer contra el m?s h?bil y peligroso de los reptiles, el gran cazador milenario.

Imagen


Sab?a que la gran cacer?a estaba pr?xima. El agua hab?a bajado mucho, tras dos a?os sin lluvias, y estaba seguro de que hoy iba a darse un fest?n de cebras, ??es y ant?lopes; tentadores manjares de sangre caliente, despu?s de meses comiendo s?lo pescado. Su cuerpo escamoso estaba clavado en mitad del ag?nico cauce del peque?o afluente del Mara. S?lo sus ojos y fosas nasales sal?an a flote. El gigantesco cocodrilo del Nilo se gir? levemente. A pesar de sus seis metros de longitud, ni la m?s m?nima onda rompi? la quietud del agua. El aire, al fin, le trajo la confirmaci?n de sus esperanzas. Todos los sentidos del mayor reptil de la Tierra estaban alerta. La cacer?a iba a comenzar.

Un grupo de gacelas de Thomson se aproxim? al r?o. El impulso migratorio que mueve cada a?o un mill?n y medio de herb?voros desde las tierras altas de Masai Mara, en Kenia, hasta las llanuras del sur de Serengeti, en Tanzania, las impulsaba a cruzar. Otros a?os, este paso les estaba vedado por la magnitud del caudal, pero ahora la sequ?a parec?a jugar a su favor. Cubr?a tan poco que algunas rocas sobresal?an del agua. Decididas, las Thomson empezaron a vadear el r?o cuando, s?bitamente, uno de los mojones abri? sus fauces. En dos movimientos, el poderoso cuello del reptil rompi? la columna de la gacela. El colosal cocodrilo levant? su cabeza y engull? al animal. El ?ltimo dinosaurio acababa de ingerir el alimento que necesita para los pr?ximos seis meses.

Cada a?o, el espect?culo se repite en diferentes puntos del r?o Mara cuando comienza la migraci?n de los ??es. Y los grandes cocodrilos devoran a decenas de ellos, as? como a cebras y ant?lopes que los acompa?an. Nada pueden hacer contra este cazador, el m?s poderoso y peligroso de los reptiles terrestres.

Los cocodrilos aparecieron hace 200 millones de a?os. Cazaron a los grandes dinosaurios. Son los ?ltimos supervivientes del grupo de los Arcosaurios, que significa `reptiles dominantes?, un grupo que inclu?a tambi?n a los dinosaurios y pterosaurios, entre otros. ?Qu? les hizo superar a todos sus contempor?neos, perdurando hasta nuestros d?as?

La respuesta la tenemos en la combinaci?n de adaptaciones que manifiesta su cuerpo y que le permite superar los 70 a?os de edad. A pesar de su aspecto arcaico posee un alto nivel de especializaci?n. De hecho, su anatom?a y su comportamiento los relacionan m?s con las aves que con los lagartos: tienen conductos auditivos externos alargados como el de ?stas, una molleja muscular, hacen nidos con material vegetal y, una vez que nacen sus cr?as, la madre las vigila hasta que se valen por s? solas. Toda una novedad en el mundo de los reptiles. Pero incluso tienen rasgos que van m?s all? y son m?s afines a los mam?feros que a las aves. As? su coraz?n, ?nico entre los reptiles, cuenta con dos aur?culas y dos ventr?culos, lo que favorece la circulaci?n y oxigenaci?n bajo el agua.

Por si esto no fuera suficiente, su cuerpo est? blindado con duras escamas y escudos y posee una capacidad asombrosa para el buceo, la nataci?n, el salto fuera del agua ?logran sacar casi todo el cuerpo? y, lo que pocas personas sospechan, para la carrera fuera del agua. En definitiva, nos encontramos ante un superpredador. Y, para completar su poder, muchas de sus especies cuentan con un tama?o formidable. Los cocodrilos del Nilo, los mismos que cazan ??es y gacelas en el Mara, pueden llegar a medir seis metros. S?lo los marinos los superan al alcanzar los ocho y sobrepasar la tonelada de peso. Y aunque en tiempos existiera el Deinosuchus `cocodrilo terrible?, que superaba los 12 metros y las seis toneladas, el tama?o de estos dos gigantes actuales es suficiente para poder matar casi cualquier animal que consideren comestible. Y todo le parece bueno a estos cocodrilos gigantes.

A pesar de su fama, de las 12 especies que viven en la actualidad, s?lo dos se pueden considerar como devoradoras de hombres: el cocodrilo marino y el cocodrilo del Nilo, nuestro protagonista. Esta segunda especie tiene el triste r?cord de ser el animal que m?s v?ctimas mortales deja al a?o en ?frica, si exceptuamos al mosquito portador de la malaria. Y no s?lo son peligrosos para la gente que entra f?sicamente en el agua, sino para todos aquellos que lo hacen en canoas, lanchas o botes. Hace muy poco los titulares de la prensa internacional mostraban un ejemplo. En el mes de marzo, el doctor Richard K. Root, un afamado especialista del departamento de Enfermedades Infecciosas de la Washington Medical School, fue atacado por cocodrilos mientras navegaba en su canoa por el delta del Okavango. Los saurios consiguieron tirarlo al agua y, una vez all?, arrastraron su cuerpo hacia el fondo para devorarlo. Pese a los esfuerzos de los guardas locales result? imposible recuperar el cad?ver.

Por desgracia, pese a que son muy pocas las especies peligrosas para el hombre y que se trata de asombrosos animales adaptados a la caza y la supervivencia, que podr?an contarnos la forma de sobrevivir a lo largo de las eras, los hombres los hemos perseguido como a una plaga, llev?ndolos al l?mite de la extinci?n en muchos pa?ses.

Tal vez, a pesar del desarrollo de la ciencia, no haya cambiado mucho nuestra percepci?n de estas reliquias del Mesozoico desde aquellas primeras noticias de la existencia de cocodrilos en China, cuando el c?lebre Marco Polo, en el siglo XIII, escrib?a: ?Tienen una boca tan grande que pueden tragar a un hombre entero, atrap?ndolo con una boca repleta de grandes dientes puntiagudos. En pocas palabras, tienen un aspecto tan feroz, espantoso y repugnante que cualquier hombre o bestia que los contemple no puede m?s que temblar de miedo y horror ante semejante espect?culo?.

-Fernando Gonz?lez Sitges- XL Semanal

Ficha de un asesino implacable

Imagen


Ojos: vista muy aguda.
Visi?n nocturna similar a la del b?ho. Cuenta con dos p?rpados externos m?s unotransparente que recubre el ojo cuando bucea. Probablemente distingue los colores.


Nariz: olfato muy desarrollado. Orificios nasales con v?lvulas de cierre para permitir la inmersi?n. Los ojos y la nariz est?n dispuestos sobre el plano de la cabeza, de forma que permiten al animal estar sumergido y, por tanto, ser invisible a sus presas, mientras respira y observa.


Dientes: dise?ados para sujetar, no para masticar. Todos con la misma forma (isodontos). Se renuevan durante toda su vida.


Cerebro: muy desarrollado en comparaci?n con el resto de los reptiles. M?s pr?ximo al de las aves.


Coraz?n: ?nico entre los reptiles y m?s pr?ximo al de los mam?feros. Con dos aur?culas y dos ventr?culos, lo que le facilita y favorece el aporte de ox?geno a las distintas partes del cuerpo durante las inmersiones.


Patas: con cinco dedos las delanteras y cuatro las traseras. Membranas interdigitales para ayudarlo en la nataci?n.


Escamas y escudos d?rmicos: blindan el cuerpo y lo ayudan a captar el calor del exterior que necesitan para mantener activo su metabolismo. Son excelentes armas defensivas. S?lo en la parte ventral son m?s blandas y, por tanto, vulnerables.


Cola: aut?ntico motor de impulsi?n en la nataci?n, sirve tambi?n como estabilizador y como arma defensiva.
Publicado por .AuStRaLiA. @ 19:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios