S?bado, 16 de septiembre de 2006
Imagen


La pint? al final de su vida y, como Leonardo con la Gioconda, no se separ? de ella hasta su muerte. Esta obra, vitalista y sensual, es uno de los cuadros cumbres del Barroco y puede contemplarse en la sala 9 del Museo del Prado.

La mujer m?s bella de Amberes. El rostro de la figura de la izquierda es el de Elena Fourment, segunda esposa del autor. Rubens se cas? con ella tras la muerte de su primera mujer, Isabella Brant, cuando Fourment apenas contaba con 16 a?os. En ella encontr? el apoyo, la felicidad y la inspiraci?n necesaria para afrontar la ?ltima etapa de su vida. El pintor se prend? de sus formas opulentas, que no se cans? de inmortalizar en sus cuadros. Los rostros y los cuerpos de las otras dos divinidades parecen responder al mismo modelo de Fourment, contemplado desde diversos ?ngulos: de espaldas y de frente.

Exaltaci?n de la carne. Las Gracias son el ep?tome del ideal flamenco de belleza femenina, encarnado por mujeres opulentas, de formas exuberantes, con aspecto saludable y piel ros?cea. Rubens concede a la mujer su atenci?n principal y, pese a que las protagonistas representan a tres divinidades, el pintor les atribuye un rostro y un cuerpo comunes. Debido a esa naturalidad que aporta a las figuras, a que evita la solemnidad y la frialdad, a que desmitifica la escena y recrea una situaci?n tan veros?mil como un baile, el pintor flamenco consigue que la escena resulte cre?ble.

Factor?a Rubens, SA. La cantidad de encargos que constantemente recib?a de las cortes europeas empujaron a Rubens a organizar una especie de cadena de montaje para atender la demanda. Sus disc?pulos trabajaban siguiendo las directrices del maestro, que en ocasiones s?lo retocaba la obra. Expertos en paisajes y en la pintura de flores, iniciaban o completaban los lienzos, y algunos de sus colaboradores, como Van Dyck y Jordaens, alcanzaron fama universal. En esta obra, las guirnaldas que cuelgan sobre la cabeza de las Gracias y los ciervos del valle parece que fueron creados por otro autor.

?Y yo con estos pelos! Las Gracias son tres divinidades de la mitolog?a griega. Hijas de Zeus y la ninfa Eurinome, encarnan la alegr?a. Compa?eras de Afrodita y Eros, Aglae, Eufrosine y Talia presid?an los banquetes, las danzas y todas las celebraciones. Al igual que las musas, cantaban a los dioses en el monte Olimpo y otorgaban al artista la habilidad y la genialidad para crear sus obras. J?venes y sensuales, llevaban siempre el pelo revuelto a consecuencia de sus continuas danzas.

Iluminaci?n a flor de piel. El color y las manchas que definen a las figuras predominan sobre el dibujo. La pincelada es en?rgica y los colores, vivos y c?lidos, especialmente en los cuerpos y los cabellos, el cielo y la guirnalda. La luz ilumina el centro de la obra y el paisaje y se oscurece en los bordes para que la atenci?n se centre sobre las figuras, presentadas en un primer plano desmesurado. El paisaje, con los caracter?sticos desniveles de Rubens, otorga profundidad al cuadro.

?scar Medel- XL Semanal

Imagen


Pieter Paul Rubens

Pieter Paul Rubens (1577-1640), el artista barroco m?s cotizado en el mercado de subastas, inici? su carrera en Italia, al servicio del duque de Mantua, para el que realiz? cuadros y, a la vez, tareas diplom?ticas en Europa. En 1609 estableci? su taller en Amberes, pero no lleg? a abandonar sus labores pol?ticas. El rey espa?ol Felipe IV fue su mejor cliente. Las tres Gracias permaneci? un siglo oculto por ?pecaminoso?. Vinculadas por las manos, la mirada y el velo, las divinidades componen un c?rculo previo al baile e invitan al espectador a integrarse en la escena. Esta obra permaneci? siempre junto a Rubens. Tras su muerte fue subastada y adquirida por Felipe IV, que la colg? en una sala del alc?zar de Madrid. Durante gran parte del siglo XVIII, la obra estuvo oculta, junto con otros desnudos, por su car?cter ?pecaminoso?. Hoy se exhibe en el Museo del Prado.
Publicado por .AuStRaLiA. @ 19:00  | Otros
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios