Jueves, 04 de diciembre de 2008
Me parece curioso, simplemente. Es una de esas cosas que salen en las películas de desgracias y bichos asesinos de los sábados por la tarde.


Resulta que unos científicos de una expedición a las Bahamas encontraron a más de 600 metros de profundidad unas bolas cubiertas de barro de dos centímetros y medio de diámetro que no tenían ni ojos, ni cerebro ni nada. Un descubrimiento.

Tags: ameba, ciencia

Publicado por .AuStRaLiA. @ 10:18  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios