Lunes, 15 de diciembre de 2008
Es una de esas cosas que piensas que nunca te pueden pasar, no es una desgracia pero te hace pensar en si eres gafe.



El caso es que en mi trabajo estuvimos llamando a un montón de sitios para la cena de Navidad porque ya ibamos tarde (llamamos la semana pasada), después de llamar a 7 u 8 sitios encontramos un restaurante. Bien, ahora resulta que el restaurante se quemó el sábado y solo queda viva la estructura de hormigón así que hasta por lo menos dentro de un mes no va a volver a abrir.

Para rematar la faena la chica que se estuvo currando el encontrar un sitio hace poco buscando piso de alquiler en Valladolid lo encontró rápido, el problema es que al día siguiente se murió la casera y se quedó sin alojamiento.
Publicado por .AuStRaLiA. @ 11:14  | Cosas m?as
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios